Frase de grupo


¨Sin música la vida sería un error.¨(Nietzsche)


8 de noviembre de 2012

Kings Of Convenience tienen el factor X


Llevo unas cuantas semanas con el antojo de escribir sobre un dúo noruego que se hace llamar Kings Of Convenience y que me tiene totalmente encandilado. Hace dos meses ni los conocía y ahora son la banda sonora oficial del otoño.

A pesar de que desde su Declaration Of Dependence en 2009 no publican nuevo álbum, llegaron a mis oídos durante esta última edición del DCode, en la que a mi modo de ver, brindaron uno de los mejores conciertos del festival. Desde entonces una idea se ha instalado en mi cabeza: Kings Of Convenience tienen el factor X.

Con ello me refiero a esa sensación cuya explicación al menos a mi se me escapa de que todas sus canciones funcionan, pero no sabes por qué. Cualquier otro grupo de sus mismas características probablemente llegaría a aburrir, a ser monótono, pero este dúo noruego consigue que tema tras tema cada uno tenga su impronta propia, cada canción es tan especial como la anterior pero siempre diferente.Y todo esto limitándose en la mayoría de sus composiciones a dos guitarras acústicas y dos voces, lo que no hace sino aumentar mi estupefacción. 

A pesar de ello, quiero empezar hablando precisamente de un tema que incumple esta regla general: Peacetime Resistance. Empiezo con él precisamente por esas cuerdas que abren la canción y que le dan la impronta particular de la que antes hablábamos. Supone para mi uno de los puntos fuertes del Declarance Of Dependence, y si bien puede no llamar la atención en la primera escucha, es capaz de transmitir algo que me he permitido denominar felicidad tranquila, y que sin duda es una de las señas de identidad de las composiciones de Erlend Øye y Eirik Glambek Bøe. Además, y al contrario de lo que se podría pensar en un primer momento, temas como este o I'd Rather Dance With You están repletos de vitalidad y son capaces de activar y animar al más parado sin más ayuda de dos acústicas desnudas, como ya demostraron en el DCode.






Y es que no me puedo resistir a temas como Rengade o My Ship Isn't Pretty, perfectos ejemplos de como con muy poco se puede hacer mucho. De como solo una guitarra y una voz sin más artificios son capaces de emocionar tanto como la mayor orquesta.


Para ir cerrando esta entrada-antojo (y aunque podría poner por las nubes cada composición de estos chicos de Bergen) quería escribir sobre un tema que cuenta con la colaboración de Feist: Know-How. Sería un gran tema sino fuera por ese último párrafo en el que la canadiense canta:

What is there to know?
All this is what it is.
Oh... You and me alone,
sheer simplicity...

Y que convierte una gran canción en algo más, algo que te llega más adentro. Este último párrafo es capaz de captar toda tu atención, hacerte pausar lo que sea que estés haciendo y dejarte obnubilado con una hermosa imagen sonora que se queda un incrustada en tu mente.



No se si sobrevaloro a este dúo, pero al menos a mi me han hecho darme cuenta que la repetición no es siempre algo negativo, la monotonía no cansa cuando lo que se repite es la estructura de temas de tanta calidad como los de Kings Of Convenience. Quizás no sorprendan a nadie, pero no les hace falta. Cuando te vistes con canciones tan buenas no se necesitan extravagancias, la música es todo el atuendo que se requiere.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada