Frase de grupo


¨Sin música la vida sería un error.¨(Nietzsche)


19 de noviembre de 2012

Xoel López despide Atlántico en La Riviera

Foto de Andrea Gandarillas


Xoel López volvió de las Américas, el hijo pródigo predicó su música, la música de la que se había empapado en sus aventuras al otro lado del océano, y ahora vuelve a irse, pero antes ofreció un concierto mágico en La Riviera (Madrid) el pasado sábado y allí estuvimos nosotros presentes.

Foto de Andrea Gandarillas
Atlántico, el disco en el que el gallego ha decidido presentarlo con su nombre y apellido, dejando a un lado Deluxe, muestra unos aires claramente diferenciados con respecto a su anterior proyecto, pero realmente mantiene la misma esencia. Si escucháis Reconstrucción, último álbum de él como Deluxe, se pueden apreciar similitudes con canciones de Atlántico, si bien es cierto que la instrumentación de este es más latina, el espíritu sigue siendo el mismo, e incluso, aunque suene a tópico decirlo, el músico se encuentra en una madurez musical incuestionable. Tras una gira realmente breve, pero que le ha llevado tanto por salas como por festivales de la península, Xoel decidió hacer una nueva pausa y finalizar la gira de Atlántico en La Riviera. La verdad es que fue un concierto muy especial, de esos que mientras lo estás viviendo sabes que lo recordarás tiempo después pues mirabas al público y coreaban cada una de las canciones con una sonrisa en la cara, lo estaban disfrutando y no dejaban de bailar, desde la primera, Caballero, a la última, Adiós corazón; venga, decidme qué hay más bonito que eso. Un extenso repertorio, nada menos que veinticinco canciones sonaron en la despedida, entre ellas la inmensa mayoría del disco, pero también las canciones más queridas por los seguidores de Deluxe, así como algunos temas de Lovely Luna, entre ellos un Parando el tráfico llevado al terreno de la cumbia que sorprendió gratamente. 

Tras ella Buenos Aires, esa declaración de amor hecha poema y, a su vez, hecha canción, del músico a la ciudad que le acogió en su aventura americana, y a continuación le llegó el turno a Que no: Xoel volvió a colgarse la guitarra eléctrica, la banda se convirtió en una banda rock de cuatro integrantes, donde todo fan de su anterior etapa se sabía al dedillo la letra, y Deluxe volvió a sonar en la sala madrileña. El músico invitó al subirse al escenario a un seguidor suyo estadounidense que descubrió gracias a un video de Internet donde el fan había sido grabado tocando en su graduación para todos sus compañeros la canción Reconstrucción. Scott dejó con la boca abierta a todos los asistentes por sus dotes con la armónica, donde además de La boca del volcán volvió a interpretar, esta vez con su ídolo, Reconstrucción.

Después de esta colaboración y un breve set donde el músico gallego se sentaría al piano y podríamos oír tanto Rostro de actriz como De vino y espejos, otro invitado aparecería, Félix Arias, su compañero de batallas en Lovely Luna, quien aportó su magnífico fingerpicking a la guitarra en canciones como Por el viejo barrio (plegaria) y Tierra, canción que confesó Xoel se había convertido en la canción de su vida.  Los bises llegaron con una versión de Ver en la oscuridad en la que hasta su inseparable Juan de Dios y David Quinzán se unieron a la voz. El amor valiente, aquella bella canción de Fin de un Viaje Infinito, semejante canción es imposible que no te emocione, no somos de piedra, y con esa combinación de armónica, guitarra y voz tan a lo Bob Dylan nos ganó a todos y cada uno de nosotros.

Y todo llegó a su fin con Hombre de ninguna parte, su Nowhere man particular, el documento de identidad del nuevo Xoel López, su carta de presentación tras los años por América Latina, y Adiós corazón, su “hasta luego” a su público que le vio crecer y le esperará a su regreso.   



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada