Frase de grupo


¨Sin música la vida sería un error.¨(Nietzsche)


6 de marzo de 2012

Varry Brava: "Demasié"




El pasado 21 de febrero Varry Brava publicaba “Demasié”, su primer álbum de estudio   tras su brillante demo “Idolo”(2009).  Producido por Raúl de Lara (Second), se trata de un larga duración con 11 canciones llenas de personalidad y muy del estilo de este peculiar quinteto.

 Es evidente que Varry Brava a pesar de ser un grupo joven siempre se ha caracterizado por tener algo que llama la atención y les diferencia entre tanto grupo indie. 


Escasos años de vida como grupo, aunque muy bien aprovechados: ganadores de infinidad de concursos maqueteros, apariciones en medios como Radio 3  y extensas y exitosas giras por los mejores festivales del país avalan una joven aunque muy prometedora trayectoria.
 Sus marcadas influencias ochenteras no solamente se reflejan en la explosión de colores que tiene el vestuario de los miembros del grupo, que por cierto nunca nos cansamos de admirar cada vez que se suben al escenario.


Ahora con “Demasié” , el grupo continúa con la linea retro que siempre han tenido sus canciones. Sus letras fluyen con facilidad, sencillas pero a la vez cargadas de interesantes situaciones: Ambientes nocturnos, fiestas en las que cualquier cosa puede pasar y esperados encuentros (“ No te conozco”, “Miedo”).

 Le dan mucha importancia a los arreglos, pequeños detalles que solo se pueden apreciar si se ha escuchado antes la maqueta y si se tiene un oído agudo. No descuidan ni el más mínimo detalle.
 Se percibe durante todo el disco aquella esencia del pop español de los 80 más representativo (“Ritual”, con ese saxo de protagonista, tan original) y donde es evidente que en cierta manera rinden  homenaje a  dicha década  y a sus grandes Tino Casal, (al que Oscar, el cantante recuerda tanto) Radio Futura y hasta me atrevería a citar a los ya desaparecidos Soda Stereo. 


Con “Disco”  recurren al italopop, género muy bien  explotado  y que sin duda hará las delicias de más de un nostálgico. Varry Brava evoluciona, y prueba de ellos es el hecho de atreverse esta vez con ritmos más lentos, canciones como la sensual “Confusión”, o  un “Amantes de Fuego”  que evoca al Bosé más romántico.

 A pesar de invitarnos a viajar a exquisitos ritmos ya clásicos, siempre queda intacto   aquel  toque actual  del indie más bailable y divertido. El sintetizador toma el poder en  “Templo”, tan funky y pegadiza que hace que sus coros te persigan allá por donde vayas. Sin olvidar el primer sencillo “Calor” o los remasterizados “No Gires” y “Radioactivo”, éste último supone uno de los temas más rompepistas y que mejor podría definir el sonido varry.


 Varry Brava parece un grupo más maduro, más limpio en su sonido, y con la más que evidente experiencia ganada festival tras festival y concierto tras concierto que desde luego les ha curtido y ha hecho que posiblemente tengamos ante nosotros a uno de los discos más divertidos y enérgicos en lo que va de año.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada