Frase de grupo


¨Sin música la vida sería un error.¨(Nietzsche)


20 de febrero de 2012

Manos de Topo desgarran el Ocho y Medio.

Foto de Lucas García.

Entré escéptico en la sala Ocho y Medio aquel sábado. Dicen que Manos de Topo son peores en directo, y la verdad es que tenía miedo de que fuera así. Su último disco Escapar con el anticiclón es perfectamente redondo. No quería que me defraudaran. Aunque claro, con Manos de Topo nunca se sabe. Unos los alaban, mientras otros los apedrean. Eso les hace estar en el punto de mira constante, y nunca escapar de la espiral.
Resultó que el concierto fue sublime. Malditas malas lenguas.

Anntona, como telonero, resultó un poco frío y distante. El público venía a danzar con las melodías del siguente grupo. Aún así fue divertido ver la colaboración de Ariadna de Los Punsetes un par de canciones.

Después, con los cabeza de cartel, nunca antes, en ningún concierto, pude berrear las canciones de esa manera. La tristeza de las letras se condensaba a través de la voz del cantante, y en la garganta dolía constantemente. Para bien. La banda catalana interpretó la gran mayoría de su último disco, empezando con Mentirosa y siguiendo con canciones como Animal de compañía, Haz tu magia y Tus siete diferencias. Además, hicieron un repaso de algunas perlas de sus discos anteriores, Ortopedias Bonitas (2007) y El primero era mejor (2009), con el mítico Pollo Frito, Es Feo o Lógico que salga mal. Todo acorde con los ataques epilépticos del cantante sobre el escenario. La noche se cerró con los coros hipertarareables de La Estatua de la Libertad.

Libertad. Puedo cantar como quiera, que vendréis a mi concierto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada