Frase de grupo


¨Sin música la vida sería un error.¨(Nietzsche)


24 de febrero de 2012

Una noche de Vigo en Madrid llena la Joy Eslava

Foto de Saúl Díaz

La noche madrileña de ayer se convirtió en una noche viguesa gracias a "Una noche de Vigo en Madrid" en la Joy Eslava y gracias a las actuaciones de Nicolás Pastoriza, The Blows, Silvia Superstar y Los Fabulosos, Eladio y los seres queridos y el gran Iván Ferreiro.

Como en todos los conciertos, la espera se hace larga, pero todo se olvida cuando sale al escenario Fran Rodríguez para animar el ambiente; y aún más cuando el primer artista en saltar al escenario y actuar es el gran Nicolás Pastoriza. La gente disfrutó a lo grande del cantante gallego, sobre todo cuando cantó La canción del telonero. Acompañándolo durante su actuación estuvieron Iván Ferreiro, su hermano Amaro y Martiño Toro. El siguiente grupo en amenizar la noche fue The Blows, aunque antes de que actuaran salió al escenario alguien que pocas personas podían imaginar: Abel Caballero, alcalde de Vigo. Recibido con una gran ovación recibió una mayor cuando se quitó la corbata mientras decía que ésta le sobraba. Tras la invitación del edil a visitar Vigo aparecieron en el escenario los enérgicos The Blows para hacernos descargar adrenalina con unos ritmos que recuerdan a The Horrors. Sin duda, el más activo del grupo fue Bruno Mosquera, guitarra del grupo, el cual no dudó en coger un micrófono y saltar con el público a cantar.
Foto de Saúl Díaz
La siguiente actuación no se hizo esperar y mucho menos bajó el listón que tanto Nicolás Pastoriza como The Blows habían dejado muy alto. Era el turno de la exuberante Silvia superstar y Los Fabulosos. Comenzaron con una gran versión de la mítica canción Fever, la cual no pudo hacer más que elevar nuestra temperatura y nuestras ganas de seguir disfrutando de la característica voz de Silvia y del gran talento de los músicos que la acompañaban. Además, para cerrar la actuación nos obsequiaron con Pretty Way, tema de su próximo disco. Eladio y los seres queridos fueron los siguientes en actuar; aclamados por todo el público, la banda nos obsequio con esos ritmos entre acústicos y eléctricos que te llevan a bailar y seguir el ritmo inconscientemente. De esta actuación cabe destacar  la gran interpretación de Con el corazón en la mano

Por último, quedaba la actuación que todo el mundo esperaba, el magnífico Iván Ferreiro. No pudo comenzar de una mejor manera que cantando él solo al teclado una versión de Años 80, canción que todo el público cantó sin ninguna excepción. A continuación vinieron canciones de no menos calibre que la anterior tales como Fahrenheit 451, El viaje de Chihiro, El equilibrio es imposible y Turnedo (Con Nicolás Pastoriza).
Después de unos grandes conciertos no había una mejor manera de despedirse que todos los grupos encima del escenario cantando Miña terra galega de Siniestro total. Una noche llena de una gran música con un sabor vigués inigualable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada