Frase de grupo


¨Sin música la vida sería un error.¨(Nietzsche)


10 de mayo de 2012

Entrevista a Niños Mutantes: "Para nosotros no hay cosa más importante que el público" (Cara A)

Foto de Fran Ortega



Casi veinte años dedicados a la música, los Niños Mutantes ya no son tan niños. Sin embargo, poco a poco se están convirtiendo en una de esas bandas de referencia para cualquier amante del buen pop español. Con influencias de todo tipo, y provenientes de una de las ciudades más ricas en cuanto a cultura musical se refiere, este quinteto sigue al pie del cañón demostrando una regla indudable: que la experiencia y  la madurez que adquirida con el tiempo  son un aliciente y una gran ventaja a la hora de hacer música de calidad. 



En los últimos años el espacio entre disco y disco ha sido muy reducido, no hace nada disfrutábamos de Las noches de insomnio y ya tenemos aquí Náufragos, ¿podemos decir que Niños Mutantes se encuentran en su estado de gracia?

Juan Alberto: Si, si, la verdad es que si que nos sentimos en estado de gracia, la verdad es que en lo que se nota, realmente no ha pasado tan poco tiempo, han pasado dos años, que es nuestro ritmo habitual de trabajo, lo que pasa es que esta vez parece que ha sido menos tiempo, y es por que Las noches de insomnio ha sido un disco muy importante para nosotros, y parece que salió hace poco, por que es que tuvo un vida muy larga. Un año después de que saliera el disco fue cuando realmente empezó a sonar más Errante, que es la canción que más gancho ha tenido en ese disco. En fin, no es que haya pasado poco tiempo, si no que la vida del anterior ha sido larga.


Nani: Ahí sí es verdad que fuimos nosotros quienes pisamos el acelerador muchísimo. Teníamos claro que queríamos editar el disco a principios el 2012 para que el ruido de un disco se juntara con el del siguiente. Y en Octubre con el fin de gira teníamos algunas canciones más o menos planteadas, en verano habíamos estado trabajando… pero vamos, que desde el fin de gira hasta el día 2 o 3 de diciembre, que nos fuimos al estudio, es realmente cuando nos hemos hinchado a currar (risas).


Con este nuevo disco habéis experimentado con nuevos sonidos e instrumentos. Podemos encontrarnos en él con sintetizadores, percusiones, trompetas… ¿son las ganas de seguir evolucionando?

Andrés: A nosotros no nos gusta repetimos, o lo intentamos evitar, entonces siempre de un disco a otro tenemos que cumplir etapas, evolucionando un poquito. Y en este caso, la verdad que el descubrimiento más grande han sido las percusiones y cómo poder enriquecer las canciones. Pero a la percusión todavía no le habíamos dado el papel más predominante que puede tener en este disco.

Nani: Además que hay algunos ritmos que tienen un afán de percusión, como Querer sin querer que es mas una percusión constante que un ritmo de batería estándar, y así hay algunas más.



Una canción del álbum, Muerte de un ampli, tiene un toque de jam session, oscuro y quizá nuevo en el repertorio de Niños Mutantes, pero un estupendo cierre para el disco, ¿cómo nace esa canción?

Juan Alberto: Es una improvisación, ya es algo que hicimos en el disco anterior, con el mismo proceso de trabajo. Había una idea mínima en el local y, en vez de desarrollarla hasta el final antes del estudio, que es lo que solemos hacer con la mayoría de las canciones, en esa decidimos no tocar nada, dijimos: “improvisaremos y que sea lo que Dios quiera”; y de hecho lo hicimos. Se rompió el ampli durante la improvisación, por eso la canción se llama  Muerte de un ampli, fue lo último que grabamos. Y al final de las mezclas, dos o tres semanas después nadie había preguntado por la canción, y Carlos, el técnico que hace la mezcla nos dice “oye aquí tenéis otra canción”, y la escuchamos y decidimos sacarlo. Siempre nos gusta hacer alguna gamberrada en los discos, salirnos de nuestro papel y hacer música de una forma distinta.



Una pregunta, o quizá más como curiosidad, que siempre hacemos a los grupos con más trayectoria que entrevistamos es acerca de su primer concierto, que nos cuenten qué recuerdan de entonces, qué canciones sonaron, qué sintieron en aquel momento, os toca.

Migue: El primer concierto que dimos fue en Lanjarón, un pueblo de la Alpujarra de Granada, y tocamos con otro grupo dónde  Nani y yo tocábamos antes, Mama Baker, e hicimos el concierto con Mama Baker, paramos en la mitad, justo ahí tocamos 3 o 4 temas.


Nani: Sí, y ni siquiera estaba pensado que fuéramos a tocar. Se nos calentó un poco el pico.

Migue: Yo creo que sí que estaba preparado.

Juan Alberto: Los dos primeros conciertos fueron la misma estructura, concierto de Mama Baker, que era el grupo del que venimos, porque Nani y Migue lo tenían en Granada, editaron un par de discos chulísimos. Y entonces aprovechábamos conciertos de ellos para que en medio, había sitios donde te obligaban a hacer una pausa para que la gente consumiera y hacer caja. Y aprovechando ese descanso, salíamos y tocábamos 3 o 4 canciones. Ellos tenían ya más tablas, pero yo me moría de los nervios, vomitaba siempre antes de salir a tocar (risas).

Nani: Yo creo que lo más antiguo que tenemos editado puede ser El Sol, y no se yo si la tocábamos por aquella época.


Juan Alberto: Veneno- polen, que es del primer disco, y la seguimos tocando en los conciertos, esa canción debe ser del 94-95, muy antigua (risas).



Vuestro primer single, Hundir la flota, ha sido dirigido por todo un maestro del videoclip, Alexis Morante, ¿cómo ha sido trabajar con él? ¿Cómo fue el rodaje de Hundir la flota?

Andrés: Placentera (risas). Ya habíamos trabajado con él en el videoclip de Errante y escuchó nuestro disco, y se sumó al proyecto. Empezó a darle vueltas al coco, tiene una mente muy cinematográfica. Realmente él no piensa en la canción, en el montaje, en los efectos… sino en contar una historia, que es lo que más no gusta. Y también lo que más nos gusta es cómo lo plasma en el videoclip lo que nos dice, cuando nos dijo que nos iba a montar en un barco y va a estallar el peñón de Gibraltar (risas). Pero al final pasa, hay que tener cierta confianza en que lo que te ha dicho se plasma.


Migue: Él transmite esa seguridad, te lo cuenta en persona y tú dices sí, sí (risas). Nos montó en un barco, nos fuimos a la bahía de Algeciras, pasamos un día espléndido navegando, la verdad es que fue un buen día, acabamos bañándonos en una playa de Tarifa. El resultado es evidente, a nosotros nos fascina, el poder que tiene Alexis es de dejarnos pasmados una vez más.


Nani: Hay que decir, como anécdota, que desde las 7 de la mañana hasta las 11, que empezó a calentar el sol, nos estábamos muriendo de frío. La escarcha se intuía por el barco, por las guitarras…hacía mucho frío, mucho ajetreo por la bahía de Algeciras y estaba todo el equipo helado, pero todos trabajando allí a tope, nos lo pasamos muy bien.

Juan Alberto: Fue una experiencia única, porque navegar en un barco pequeño, pasando a los grandes cargueros y a los petroleros que son enormes,  pasas al lado y ves ese pedazo de bicho… fue un lujazo. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada